ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1LOS SANTOS DE "LA PUERTA DE AL LADO",
¿ESTARÁN LAS PERSONAS MAYORES?
-Por Marta E. Cánepa-

¿Quiénes son los santos de la puerta de al lado?, según los llama el Papa Francisco. Me adelanto a decir mi parecer, son los que conviven más cerca nuestro, los vecinos, los empleados de negocios, los que ejercen servicios como barrendero, personal de seguridad, enfermeros. También los familiares, amigos, los que encontramos en la calle o cuando viajamos y tantos que nos son invisibles.

Y que nos dice el Papa Francisco: “me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: padres que crían a sus hijos; hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa; en los enfermos, las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, esa es la “santidad de la puerta de al lado” de los que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o para usar otra expresión, “la clase media de la santidad”. “Cada uno por su camino, sin querer imitar modelos de santidad que nos parecen inalcanzables, sino sacando lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él”.

2“Dentro de estas formas variadas, quiero destacar, que el “genio femenino” también se manifiesta en estilos femeninos de santidad, indispensables para reflejar la santidad de Dios en este mundo. Me interesa recordar a tantas mujeres desconocidas u olvidadas quienes...han sostenido y transformado familias  y comunidades con la  potencia de su testimonio”.

“Esta santidad a la que el Señor nos llama irá creciendo con pequeños gestos: señoras que van al mercado a hacer las compras, hablan con una persona que encuentra y no da lugar a la crítica; conversar con el hijo aunque esté cansada, escuchando con paciencia y afecto; detenerse a conversar con un pobre que encuentra en la calle”.

3Para ser santo no hay que ser obispo, sacerdote o religioso, no está reservado para algunos. El Espíritu Santo derrama santidad por todas partes, que es vivir la caridad plenamente con la fuerza del Espíritu Santo, es el encuentro de nuestra debilidad con la fuerza de la gracia.

El Papa Francisco escribió la Exhortación “Alegraos y regocijaos” para animarnos a no abandonar el llamado a ser santos.

En ella encontramos abundantes reflexiones algunas de las cuales reconocemos haberlas aprendido en el andar de una larga vida. Creo que fuimos simplificando nuestra mirada sobre los acontecimientos, que rezamos con más confianza, seguros de la Bondad de Dios, que somos capaces de comprender, de acercarnos con afecto a las personas y con deseos de comunicar lo que hemos aprendido.

Dios nos fue modelando a través de lo que nos fue sucediendo en la vida, tanto con lo doloroso como con lo gratificante. Sería bueno mirar “la puerta de al lado” porque puedes encontrar una persona mayor que es “una santita”.

“No tengas miedo de la santidad, no te quitará fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, podrás llegar a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser”.

 
volver | subir

Comentarios:

Muy bella reflexión.
Ana
03/09/2018

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
1
barrita
1
barrita
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar