ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1VIDA Y MISIÓN DEL BEATO SANTIAGO ALBERIONE
-Por Hna. Claudia Carrano, fsp-

La historia del Beato Santiago Alberione, empieza en San Lorenzo de Fossano (Cuneo), Italia, donde nació el 4 de abril de 1884. Era el quinto de siete hijos, nacidos de Teresa Allocco y Miguel Alberione. Siendo niño, la maestra le preguntó qué es lo que quería ser cuando fuera grande y él respondió: “quiero ser cura”.

A los 16 años Santiago entró en el seminario de Alba. En la adoración ante el Santísimo que se realizó en la catedral de Alba, en la noche que transcurría entre el 31 de diciembre de 1900 y el 1° de enero de 1901, reflexionó sobre el rol de la Iglesia en la sociedad de su tiempo. Sintió entonces que, “una particular luz le vino de la hostia… se sintió profundamente obligado a prepararse para hacer algo para el Señor y los hombres del nuevo siglo”. En esa noche de luz, el joven Alberione vislumbró su futura misión. Se sintió obligado a llevar a Jesucristo al mundo, con los medios más rápidos y eficaces de comunicación social.

En 1914 el padre Alberione empieza su obra tras las huellas de san Pablo. Funda para ello una nueva familia religiosa., la “Familia Paulina” que inició con la fundación de la Pía Sociedad de San Pablo. Posteriormente siguió la Congregación de las Hijas de San Pablo, las Pías Discípulas del Divino Maestro, las Hermanas de Jesús Buen Pastor y el Instituto Regina Apostolorum.

2A ellos se sumaron los institutos de vida secular consagrada como San Gabriel Arcángel, Virgen de la Anunciación, Jesús Sacerdote y Santa Familia. En total, 10 instituciones en las que también se incluye a los Cooperadores Paulinos. “Todos ellos unidos por el mismo ideal de santidad y de apostolado: el anuncio de Cristo “Camino, Verdad y Vida” en el mundo, mediante los instrumentos de la comunicación social”.

Fue un gran impulsor de la impresión de ediciones populares de libros sagrados y diversas publicaciones de formación católica, litúrgica y pastoral.

“En 1954, recordando el 40 aniversario de fundación, el P. Alberione aceptó por primera vez que se escribiera de él en el volumen Mi protendo in avanti 2, y consintió en facilitar algunos apuntes suyos acerca de los orígenes de la fundación. Surgió así el librito Abundantes divitiæ gratiæ suæ, que se considera como la “historia carismática de la Familia Paulina”.

En 1962 fue invitado a participar del Concilio Vaticano II y San Juan XXIII decía de él: “éste sí que es un gran hombre de Dios”.

3A lo largo de los años 1962-1965, el P. Alberione es protagonista silencioso pero atento del Concilio Vaticano II, en cuyas sesiones participa diariamente. Entre tanto, no faltan tribulaciones y sufrimientos: la muerte prematura de sus primeros colaboradores, Timoteo Giaccardo y Tecla Merlo; la preocupación por las comunidades en países con dificultades y, personalmente, una martirizadora escoliosis, que le atormentaba noche y día. Vivió 87 años.

Cumplida la obra que Dios le había encargado, dejó la tierra para ocupar su sitio en la Casa del Padre, un 26 de noviembre de 1971.

Sus últimas horas se vieron confortadas con la visita y la bendición de su amigo el papa Pablo VI, que nunca ocultó su admiración y veneración por el P. Alberione.

Es conmovedor el testimonio que dio de él en la audiencia concedida a la Familia Paulina el 28 de junio de 1969 (el Fundador tenía 85 años):

4“Miradlo: humilde, silencioso, incansable, siempre alerta, siempre ensimismado en sus pensamientos, que van de la oración a la acción, siempre atento a escrutar los “signos de los tiempos”, es decir, las formas más geniales de llegar a las almas... Nuestro P. Alberione ha dado a la Iglesia nuevos instrumentos para expresarse, nuevos medios para vigorizar y ampliar su apostolado, nueva capacidad y nueva conciencia de la validez y de la posibilidad de su misión en el mundo moderno y con los medios modernos. Deje, querido P. Alberione, que el Papa goce de esta prolongada, fiel e incansable fatiga y de los frutos por ella producidos para gloria de Dios y bien de la Iglesia”.

Según los Paulinos en España en el 2002 el Vaticano llamó a los fieles para que propongan un patrono de internet y la votación se realizó en la página italiana Santi e Beati en el 2003. Santiago Alberione quedó en primer lugar y tras su beatificación fue nombrado Patrono de las Comunicaciones y de Internet por el Colegio de Cardenales.

 
 

LA MISIÓN

5Evangelizar con los medios de comunicación social, está en la base del pensamiento del Beato Santiago Alberione. Pero la originalidad de su visión apostólica no es solamente la utilización de los medios de comunicación para la predicación y el anuncio, sino la certeza de que la “predicación”, realizada a través de estos instrumentos, tiene el mismo valor que la que hace directamente una persona. “La totalidad de la fe con la totalidad de los medios”, la “predicación” con los medios de comunicación junto a la “predicación oral”.

Para el padre Alberione la comunicación es un modo singular de “predicación” para llegar a los más alejados. Cristo Maestro, los pueblos y la comunicación son los elementos fundamentales de su obra y de su misión. Hacer presente a Jesús a través de una espiritualidad plena. No solo tener experiencia de Cristo sino comunicarlo a todas las personas, con todos los medios.

“El apostolado de la prensa es misión en su sustancia, origen, objeto, finalidad; es una misma cosa con el apostolado de la Palabra de Dios. Como la predicación oral, la escrita y/o impresa, irradia la Palabra de Dios, multiplicándola para hacerla llegar, puntual, por doquier, incluso allí donde no puede llagar la palabra oral” decía el padre Alberione.

6“Si san Pablo viviese, continuaría ardiendo con aquella doble llama, de un mismo fuego, el celo por Dios y por los hombres de toda nación. Y para hacerse oír, subiría a los púlpitos más elevados y multiplicaría su palabra con los medios del progreso actual: prensa, cine, radio, televisión”. (Beato Santiago Alberione, San Pablo, octubre 1954).

“Cuando estos medios del progreso se ponen al servicio de la evangelización, reciben una consagración, son elevados a la máxima dignidad. La oficina del escritor, el taller técnico, la librería, se convierten en Iglesia y púlpito. Quien allí trabaja se eleva a la dignidad de apóstol. Quien ‘con manos inocentes y puro corazón’ los asume, comunica al instrumento un poder sobrenatural que contribuye a la iluminación y acción íntima por el soplo divino que lo acompaña”. Según el Beato Santiago Alberione.

“La radio, la televisión, el micrófono, la pantalla, son su púlpito. La imprenta, la sala de grabación, son su iglesia”.

 
 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
maria
barrita
alberione
barrita
barrita
navidad
barrita
1
barrita
2019
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar