ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1EL DÍA DE LA MÚSICA Y SU PATRONA
-Por Gloria Batalla-

“La obra de arte más bella, la obra maestra del ser humano es cada acto de amor auténtico, desde el más pequeño -en el martirio diario- hasta el sacrificio supremo. La vida misma se convierte en canto: una anticipación de aquella sinfonía que cantaremos juntos en el paraíso” (Benedicto XVI, en alusión Santa Cecilia en un concierto en Aula Pablo VI).

La Iglesia Católica conmemora el 22 de noviembre, la muerte de Santa Cecilia de Roma, fue una joven de familia noble que falleció entre el 180 y el 230 de nuestra era después de ser torturada por su conversión al cristianismo. Es una de las santas más conocidas y veneradas a lo largo de la historia cristiana.

Esta mártir primitiva ya tenía una amplia veneración y reconocimiento por parte de la comunidad cristiana en el siglo IV de nuestra era, y posteriormente se la venera tanto en Oriente como en Occidente.

2En la Iglesia católica, es Patrona de la música, de los poetas, de los ciegos, de los municipios de Alfafara (Comunidad Valenciana, España), y Villalán de Campos (Comunidad de Castilla y León), y de las ciudades de Albi (Francia), Omaha (Estados Unidos) y Mar del Plata (Argentina), entre otras tantas. Su nombre también figura entre las santas mujeres mártires en el Canon de la Misa y está incluida en una de las plegarias eucarísticas de la Misa: la plegaria eucarística I. Los ortodoxos, también conmemoran su muerte el 22 de noviembre.

Parte de su historia se conoce gracias a que a mediados del siglo V aparecieron unos textos llamados ‘Actas del martirio de Santa Cecilia’.

Ellos indican que la joven se convirtió al cristianismo y que sus padres la casaron con un noble pagano al que, en la misma noche de bodas, Cecilia le hace saber que se ha consagrado a Dios y que guarda su virginidad para Él y que está custodiada por un ángel.

Como es natural, su prometido pide ver a su ángel y Cecilia lo convence que sólo lo podrá ver si se bautiza. Su esposo así lo hace, y se convierte a la fe cristiana. Cecilia fue llamada para que demostrara su fe en los dioses paganos y terminó convirtiendo a sus detractores.

3El Papa Urbano la visitó en su casa y bautizó allí a 400 personas. Posteriormente, la Santa fue llevada a juicio y condenada a morir sofocada en el baño de su casa, pero a pesar de la gran cantidad de leña que pusieron los guardias en el horno, Cecilia no sufrió daño alguno. En Roma, no eran tiempos propicios para los cristianos y fueron condenados a morir en formas aberrantes.

En el caso de Cecilia, primero, intentaron en las termas de su propia casa, tratando de ahogarla sin conseguirlo. Luego, llamaron a un verdugo para que le cortara la cabeza: la historia dice que éste dejó caer tres veces su hacha sobre ella sin conseguirlo, quien huyó despavorido, abandonando a la joven ensangrentada pero viva, finalmente murió tres días después.

En algunas obras de arte como en la escultura en mármol de Stéfano Maderno (1576-1636), que se encuentra en la iglesia de Santa Cecilia en Roma, donde supuestamente reposan sus restos, se la representa ya cadáver con un tajo en su cuello.

Pero en cuadros y otras obras de arte, se la ve, entre instrumentos musicales, comúnmente tocando un órgano.

POR QUÉ ES LA PATRONA DE LOS MÚSICOS

4El Papa Gregorio XIII, quien la nombrara; “Patrona de la Música”, dijo que Cecilia había “demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos musicales. Cecilia estaba adornada de un gran espíritu sensible y apasionado por este arte, y es así, que su nombre se convirtió en el “símbolo de la música”.

Jesús Ignacio Pérez-Perazzo, director de orquesta venezolano y profesor de historia de la música, explica a su juicio: En primer lugar, “el hecho más probable para que se la relacione con la música es que desde muy joven, y de acuerdo con las costumbres y tradiciones de las familias patricias romanas, Cecilia debió iniciarse y tocar algún instrumento musical, probablemente la lira, la cítara o algún tipo de arpa de las utilizadas por las damas de la sociedad romana”.

5Y añade que en las citadas ‘Actas del martirio’ está escrito “Candéntibus órganis Cæcilia Dómino decantábat dicens…”, lo que quiere decir: ‘Mientras estaba el horno al rojo vivo en las termas de su casa donde intentaron asfixiarla, Cecilia cantaba al Señor…” Narran las actas de su martirio, que a pesar de haber pasado más de un día en semejantes condiciones, comenzó a cantar el salmo LXX: “Que mi corazón y mi carne permanezcan puros, oh Señor, y que no me vea defraudada en tu presencia”.

La tesis del Profesor Pérez-Perazzo es que en algún momento la persona que realizó la trascripción “tradujo la palabra ‘órgano’ –que por aquel entonces, en el siglo III, se empleaba para referirse a una especie de fuelle, para hacer insuflar algo, por el neologismo que nombra al instrumento musical actual, que derivó del ‘hydraulis’ utilizado por los romanos para animar las festividades del circo romano”.

De ahí los numerosos cuadros que la muestran tocando el órgano, el laúd y las rosas.

En honor a ella, se inició un importante movimiento de renovación de la música sacra católica a fines del siglo XIX, que recibió el nombre de cecilianismo.

Actualmente es universal el icónico de Santa Cecilia como patrona de la música.

6En el siglo V, se construyó en Roma una Basílica que lleva su nombre. Su culto se arraigó en el siglo XVII, que generó un renovado interés por parte de poetas, músicos y pintores, muchos de ellos en la órbita romana. En 1584 se fundó en Roma la Academia de la Música y Santa Cecilia fue nombrada patrona del Instituto y su veneración hizo que fuera patrona de la música de la Iglesia y luego se generalizó universalmente. Hoy existen por el mundo, sociedades de cecilianos (asociaciones musicales).

Con los siglos, la figura de Cecilia permaneció venerada por la Humanidad con ese padrinazgo. Quedando el 22 de noviembre, señalado por la tradición, como el «día de su muerte» o «día de su nacimiento», para la eternidad. Esta fecha fue adoptada en muchos países como el «Día de la Música».

A partir del siglo XVII, Francia, Italia y Alemania celebran su día con festivales musicales. En 1683, la Sociedad Musical de Londres estableció los festivales anuales en el «Día de Santa Cecilia», donde hasta hoy participan los más grandes compositores y poetas británicos.

7El patronazgo de Santa Cecilia, aun es un poco incierto por el que terminó siendo “Patrona de la Música”. Es notable la obra de Rafael en 1515 de Cecilia; la muestra una virgen en éxtasis, mientras que los artistas del siglo XVII, crearon una figura alegórica como una musa inspiradora, y la personificación misma de la música.

La Memoria de santa Cecilia, virgen y mártir, que, según la tradición, consiguió la doble palma por amor a Jesucristo. Es Patrona de la música sacra, de las agrupaciones musicales, coros y orquestas de los organistas, los constructores de órganos y fabricantes de instrumentos, de los cantantes, músicos, poetas y los ciegos.

Por lo que cada 22 de noviembre, nos abocamos a celebrar su fiesta y la aquellos que han dedicado su vida a entregarnos un pedazo de su alma en forma de melodía.

En marzo de 2014, el Papa Francisco se refirió a los mártires de los primeros tiempos cristianos, como Santa Cecilia, y dijo que “llevaban siempre con ellos el Evangelio: ellos llevaban el Evangelio; Cecilia llevaba el Evangelio. Porque es precisamente nuestro primer alimento, es la Palabra de Jesús, lo que nutre nuestra fe”.

 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
maria
barrita
alberione
barrita
barrita
navidad
barrita
1
barrita
2019
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar