ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Miguel Ángel Osimani
volver
GUIONES LITÚRGICOS - JUNIO 2022
   
-Domingo 5 de junio 2022 - Solemnidad de Pentecostés
-Domingo 12 de junio 2022 - Santísima Trinidad (Solemnidad)
-Domingo 19 de junio 2022 - Cuerpo y Sangre de Cristo (Solemnidad)
-Viernes 24 de junio 2022 - Sagrado Corazón de Jesús (Solemnidad) - Ciclo C
-Domingo 26 de junio 2022 - 13º Domingo durante el año- Ciclo C
-Miércoles 29 de junio 2022 - Solemnidad de los santos Pedro y Pablo
-Domingo 3 de julio 2022 - 14º Domingo durante el año - Ciclo C
canciones
ir a guiones
volver | subir

Domingo 5 de junio 2022 / Solemnidad de Pentecostés - Misa del día-

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Finalizamos hoy la gran celebración de la Pascua, con la Solemnidad de Pentecostés. Y hoy nos hemos reunido como los primeros discípulos y sentimos la presencia del Resucitado en medio nuestro. Hoy conmemoramos el comienzo de la vida de la Iglesia, que nace y crece bajo la acción del Espíritu Santo.

Consumada la obra de la redención, Cristo cumple su promesa y envía el Espíritu Santo a la Iglesia naciente y a la Iglesia de todos los tiempos, para iluminar a todos los hombres en el conocimiento de la verdad revelada, y guiarnos y sostenernos en el camino hacia la Casa del Padre. "Y el Espíritu Santo, descendiendo sobre ellos con fuerza extraordinaria, los hizo capaces de anunciar a todo el mundo la enseñanza de Cristo Jesús. Como entonces los Apóstoles, también nosotros nos encontramos reunidos en un gran cenáculo de Pentecostés, anhelando la efusión del Espíritu."

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Hch 2, 1-11)        

Escuchemos cómo se nos presenta la presencia transformadora del Espíritu entre los Apóstoles. Con símbolos del Antiguo Testamento se expresa el don sorprendente de Dios.

SALMO RESP.:    (103, 1ab. 24ac. 29b-31. 34)      

R. Señor, envía tu Espíritu y renueva la faz de la tierra.

2ª. LECTURA:     (1 Co 12, 3b-7. 12-13 )   

Pablo escribe a la comunidad de Corinto, y en ellos a nosotros, dando el criterio para conocer si realmente todo proviene o no de Dios; el criterio es la fe y la adhesión a Jesucristo, y el servicio y cohesión comunitarios.

SECUENCIA:

Antes de escuchar el Evangelio, unámonos desde el fondo del corazón, a esta antigua plegaria al Espíritu Santo, pidiéndole a Él que venga a nosotros, nos renueve y acompañe.

EVANGELIO:   (Jn 20, 19-23)

Y ahora hermanos, es el mismo Jesús, el Señor Resucitado, quien promete a sus discípulos y hoy a nosotros, su gran legado: el don de su Espíritu.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Y ahora, bajo el impulso del Espíritu Santo, que ora en nuestro interior, dirijamos al Padre del Cielo nuestra oración filial, en la que le pedimos por las necesidades de la Iglesia y por las de todos los hombres.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"SEÑOR, ENVÍA TU ESPÍRITU Y RENUEVA LA FAZ DE LA TIERRA"

—Para que, en la Iglesia, el Espíritu Santo, Dios mismo en el corazón de cada creyente y en el corazón de la humanidad, nos ayude a ser cada día más dóciles a sus inspiraciones que nos conducen a la salvación, te pedimos...

—Para que el Papa Francisco siga siendo el permanente ejemplo de anuncio del Evangelio a todos los hombres y hasta los confines del mundo, te pedimos...

—Para que nuestros obispos, asistidos e iluminados permanentemente por el Espíritu de tu Hijo, puedan guiarnos para formar comunidades diocesanas unida por un auténtico amor, te pedimos…

—Para que tu Santo Espíritu ilumine la mente de nuestros gobernantes y de todo nuestro pueblo, y así el odio se convierta en amor, el sufrimiento en gozo y podamos vivir en verdadera paz, te pedimos...

—Para que tu Santo Espíritu que todo lo renueva, ilumine a los que tienen en sus manos el que pueda controlarse pronto esta epidemia, para que se devuelva la salud a los afectados, la paz a los lugares a donde ha llegado, se sostenga y proteja al personal sanitario que la combate e inspires y bendigas a los que trabajan para controlarla, te pedimos…

—Para que todos los cristianos dejemos que el Espíritu Santo actúe en nuestros corazones y transforme nuestras vidas, para que toda ella sea un compromiso a ser verdaderamente los discípulos de tu Hijo y los testigos de su resurrección, te pedimos...

CELEBRANTE:

Padre bueno, queremos continuar el camino de tu Hijo; haz que nos dejemos llenar de su Espíritu para ir realizando, cada vez más, su Reino en la vida de los hombres. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Nos ofrecemos de corazón al Padre, con el compromiso de ser dóciles a las mociones de su Espíritu y ser así, constructores de la unidad que Él quiere para su Iglesia.

 

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

En cada Eucaristía pedimos que el Espíritu Santo haga realidad lo que nuestras palabras expresan al renovar el memorial de Jesucristo con los signos del pan y del vino; pidámoslo hoy muy especialmente.

COMUNIÓN:

La Iglesia va peregrinando, anunciando la cruz del Señor hasta que Él venga; y en este constante peregrinar es el mismo Señor quien nos fortalece con su propio Cuerpo.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Nuestro compromiso es el de los primeros cristianos: reunidos en la misma fe y en la celebración de la Eucaristía, nos dispersamos ahora a proclamar las maravillas de Dios en nuestras propias lenguas y en la diversidad de la vida de cada uno de nosotros, para que todos las puedan entender.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Domingo 12 de junio 2022 / Solemnidad de la Santísima Trinidad. Ciclo C

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

El pasado domingo, con la celebración de Pentecostés, hemos terminado la gran celebración festiva del Misterio Pascual de Cristo. Entramos de nuevo en el camino ordinario de las celebraciones dominicales, y lo reemprendemos con este domingo que nos presenta aquello que constituye la trama de nuestra vida cristiana: Hoy la Iglesia celebra la solemnidad de la Santísima Trinidad, que presenta a nuestra contemplación orante el misterio de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Nuestro Dios es un Dios muy cercano a nosotros: permanece con nosotros y entre nosotros hasta el final de la historia. Él, que nos ha creado a su imagen y semejanza, nos sostiene en la existencia, nos comunica su vida divina y, por el bautismo nos hace sus hijos adoptivos: Dios, revelando al hombre su amor, llama a los hombres a participar en su misma vida y a entrar en comunión con Él.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Pr 8, 22-31)        

Los sabios de Israel hablaban de la obra amorosa de Dios que crea el mundo y salva a su pueblo. Decían que en esta obra de amor los acompañaba la Sabiduría, que sabemos es como una figura de Jesucristo, porque por Él, Dios nos ha manifestado su amor.

SALMO RESP.:    (8, 4-9)      

R. ¡Señor, nuestro Dios, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

2ª. LECTURA:     (Rm 5, 1-5)   

Lo que el Antiguo Testamento nos anunciaba sólo en figura, san Pablo nos lo va a anunciar ahora como una gozosa realidad, en un cántico a la salvación que Dios nos ha dado.

EVANGELIO:   (Jn 16, 12-15)

En la proclamación del santo Evangelio, Jesús va a anunciarnos ahora la obra salvadora de Dios, que continúa cada día en nosotros. Aclamémoslo en su palabra cantando el Aleluya.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Queridos hermanos, glorifiquemos a Dios Padre que, por el Espíritu Santo, vivificó el cuerpo de su Hijo, para que su carne resucitada fuera fuente de vida para los hombres, y elevémosle esta oración humilde y confiada.

GUÍA:  A cada una de las intenciones responderemos orando:

"PADRE, ESCUCHA NUESTRA ORACIÓN"

—Padre, te pedimos por la Santa Iglesia y el Papa Francisco, para que siempre recibamos por ellos, la gracia de Jesucristo, el amor del Padre y el don del Espíritu Santo que producirán en nosotros la esperanza, una esperanza que no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, oremos...

—Padre, te pedimos por nuestra Iglesia diocesana, para que en esta fiesta de la Santísima Trinidad, nuestro propósito sea un propósito sencillo y nada misterioso: intentar amar a Dios y al prójimo con el amor que Jesús de Nazareth nos amó, oremos...

—Padre, te pedimos por nuestra Patria, para que todos los que la habitamos, confesándote como único Dios en tres Personas, vivamos en la fe, en la esperanza y en el amor, oremos

—Padre, te pedimos por todos los enfermos, por los que sufren, los que están fuera de sus hogares, para que encuentren en nosotros una mano tendida que les ayude en sus necesidades y los anime a creer y a esperar, oremos...

—Padre, te pedimos por toda nuestra comunidad, para que no sólo recemos al Dios Trino, sino que vivamos  trinitariamente, en comunión de fe y amor con todos, considerándonos hermanos de todos y haciendo de este mundo la casa de Dios, oremos…

CELEBRANTE:

Padre compasivo y bondadoso, que por el amor que nos tienes enviaste al mundo a tu Hijo para salvarnos, recibe nuestra súplica y que la acción del Espíritu Santo en nosotros la convierta en realidad. Te lo pedimos por tu Hijo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Al pedirle al Padre que santifique estos dones que ahora le presentamos, pidámosle que por ellos nos transforme en una continua oblación a Él.

 

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Desde lo más íntimo de nuestro corazón, movido por el Espíritu Santo, surge ahora nuestra gozosa acción de gracias, porque el Padre nos ha mostrado su infinito amor en la obra Pascual de su Hijo.

COMUNIÓN:

El Señor hoy nos ha revelado el gran misterio de la comunión trinitaria; nuestra comunión eucarística tiene que ser un vivo reflejo y una participación de ella.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

La segunda Persona de la Santísima Trinidad, que se encarnó y se hizo hombre en Cristo, está presente entre nosotros en el sacramento de la Eucaristía. Este es el tesoro más grande de la Iglesia, que lo conserva con inmensa gratitud y amor. A la Eucaristía esta dedicada la fiesta de "Corpus Christi", que celebraremos el próximo domingo y a la que todos estamos llamados a participar.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Domingo 19 de junio 2022 / Solemnidad de Corpus Christi (Cuerpo y Sangre del Señor)

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Hoy la Iglesia universal está de fiesta; celebramos la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, la fiesta del Corpus Christi. La presencia de nuestro Dios bajo las apariencias del pan y del vino. Cristo oculto pero realmente presente entre nosotros, su pueblo, con quien quiso quedarse hasta el final de los tiempos.

La solemnidad del Corpus Christi nos invita a meditar en el singular camino que es el itinerario salvífico de Cristo a lo largo de la historia. La Eucaristía, sacramento de la muerte y de la resurrección del Señor, constituye el corazón de este itinerario espiritual escatológico. Hoy más que nunca, preparémonos, tanto individual como comunitariamente, para profundizar el gran don del Pan partido para nosotros en la celebración eucarística.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Gn 14, 18-20)        

Esta lectura es una profecía, muy antigua y misteriosa, del sacramento del pan y del vino que nos reúne cada domingo.

SALMO RESP.:    (109, 1-4)      

R. Tú eres Sacerdote para siempre, a la manera de Melquisedec.

2ª. LECTURA:     (1 Co 11, 23-26)   

El Apóstol nos transmite la institución del Cuerpo y la Sangre del Señor, tal como él la recibió del mismo Jesús.

SECUENCIA:

En esta secuencia, poema eucarístico de hace siete siglos, cantamos nuestra alabanza al "Pan de los ángeles".

EVANGELIO:   (Lc 9, 11b-17)

Escuchemos, en la proclamación del santo Evangelio, al mismo Jesús que en la multiplicación de los panes, se nos manifiesta como el verdadero Pan de Vida, que sacia nuestra hambre y la de nuestros hermanos.

HOMILÍA

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Queridos hermanos y hermanas, elevemos a nuestro Padre del Cielo esta plegaria, por Cristo que nos invita a todos a su Cena y en ella entrega su Cuerpo y su Sangre para la vida del mundo.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR"

—Para que la Iglesia y el Papa Francisco, sean siempre la ayuda por la que descubramos que la Eucaristía es un llamado a la santidad y al don de sí a los hermanos, porque la vocación de cada uno de nosotros es la de ser, junto a Jesús, pan partido por la vida del mundo, te pedimos...

—Para que el Espíritu de tu Hijo anime la acción de nuestros obispos y nuestros sacerdotes al servicio de la Iglesia, te pedimos...

—Para que todos los habitantes de esta nación tengamos siempre presente que la Eucaristía es el indispensable alimento que nos sostiene mientras atravesamos el desierto de este mundo y el verdadero fundamento de unidad que necesitamos para poder superar nuestras dificultades, te pedimos...

—Para que, por el Pan de vida con el que nos das el remedio de la inmortalidad y el germen de la resurrección, des la salud a los enfermos y la esperanza a los pecadores, te pedimos...

—Para que todos los que participamos del mismo Pan de Vida, vivamos llenos de fe esta Eucaristía y nos sintamos inmensamente agradecidos al Señor que cada día nos abre la mesa para darnos fuerza en el camino, te pedimos…

CELEBRANTE:
Padre en tu Hijo has realizado una nueva y definitiva alianza con toda la humanidad; haz que no nos cansemos de trabajar para conseguir a nuestro alrededor, comunión y amor entre todos los hombres. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Estos dones que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, deben ser un signo real de nuestra ofrenda al Padre: el compromiso de llegar a El pasando por nuestro hermano.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Invitados a dar gracias a Dios, hagámoslo a quien ha querido establecer una alianza de amor que nos renueva y nos convierte en hombres de comunión.

COMUNIÓN:

El mismo Jesús nos ha dicho: "Tomad, esto es mi cuerpo... esta es mi sangre, la sangre de la Alianza, que va a ser derramada por muchos". Que al recibirlo, nuestro vibrante Amén sea la ratificación de nuestra fe en sus palabras.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Esta participación del Cuerpo y la Sangre de Cristo debe unirnos entre nosotros y llenarnos de vida, imprimiéndonos los mismos sentimientos del Señor, amando a todos y cada uno de nuestros hermanos, como Él nos ama a nosotros.

CANTAMOS

volver | subir

Viernes 24 de junio 2022 / Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Ciclo C

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

El domingo pasado, solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús celebramos que en la Última Cena Jesús realizó el anticipo de la ofrenda del amor, y su cuerpo y su sangre se convirtieron en la comida principal del banquete de todos los que queremos “anunciar la muerte del Señor y proclamar su resurrección, hasta que vuelva”.

Como un eco de aquella fiesta, hoy celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. El corazón es el símbolo más popular del amor y de las decisiones que lo acompañan. El Sagrado Corazón manifiesta el amor repleto de la fidelidad y la ternura de Jesús de Nazaret, el Señor Resucitado.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Ez 34, 11-16 ) 

En esta narración del profeta Ezequiel nos invita a identificar el divino corazón de Dios con el corazón amoroso de un buen pastor.    

SALMO RESP.:    (22, 1-6)      

R. El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.

2ª. LECTURA:     (Rm 5, 5b-11 )   

El amor de Dios es tan grande y misericordioso que nos ama aún en nuestro pecado. Por su amor nuestra vida queda transformada.

EVANGELIO:   (Lc 15, 3-7)

El corazón de Dios no se deja ganar en amor, generosidad y ternura, como un buen pastor está siempre atento al cuidado y al cariño de su rebaño.

HOMILÍA

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Mira, Señor, la inefable caridad del Corazón de tu Hijo amado, y por su amor y generosa entrega escucha y acoge nuestras intenciones.

GUÍA:  A cada una de las intenciones responderemos orando:

"TE LO PEDIMOS, DIOS AMOR"

—Para que el Pueblo de Dios anuncie que Jesús muestra tu ternura y tu fidelidad. Oremos...

—Para que los cristianos y cristianas nos amemos unos a otros y extendamos ese amor a todos los hombres y mujeres de nuestra tierra. Oremos ...

—Para que los cansados y agobiados, tristes y abatidos encuentren alivio en el Corazón de Jesús. Oremos...

—Para que aprendamos a ser mansos y humildes de corazón, como discípulos misioneros de Jesús. Oremos...

CELEBRANTE:

Dios rico en misericordia, por el Sagrado Corazón de Jesús, atiende favorablemente estas peticiones que ponemos en tus manos, y concédenos la fortaleza y la sabiduría necesarias para comprometernos verdaderamente con la misión de tu Hijo. Te lo pedimos por Él, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Queridos hermanos, por intercesión de nuestra Madre, la Santísima Virgen, oremos al Señor, poniendo ante Él todas las necesidades de la Iglesia, del mundo y nuestras propias necesidades. El pan y el vino, son  fruto de la tierra y del trabajo de los hombres y mujeres que desean una vida de  justicia, de reconciliación, de amor y de paz. Estos frutos serán  pan de vida y bebida de salvación.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

En la Plegaria Eucarística reconocemos que acercándonos al corazón abierto del Salvador, todos podemos beber, con inmensa alegría, de la fuente de la salvación.

COMUNIÓN:

Compartimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo resucitado. El mismo nos invita: “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados”.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Dios es amor. El amor se ha manifestado en su Hijo. Ahora somos testigos y misioneros con el amor de unos a otros.

CANTAMOS

volver | subir

Domingo 26 de junio 2022 / 13º Domingo del tiempo ordinario. Ciclo C

—BIENVENIDA: 

Hermanos, hoy celebramos el domingo décimo tercero durante el año, y lo hacemos alrededor de la mesa del Señor, reunidos en su nombre, para celebrar el misterio de la muerte y resurrección de Jesucristo, en el domingo, "el día que manifiesta el amor de Dios a sus criaturas", el día en que "el cristiano está invitado a redescubrir esta mirada gozosa de Dios y a sentirse envuelto y protegido por ella."

El Señor hoy nos llama y nos pide que acojamos este llamado con una aceptación plena de su plan sobre nuestras vidas; siendo nosotros libres de aceptarlo o rechazarlo. Y nos llama a seguir a su Hijo, viviendo sus enseñanzas y sus exigencias, la virtud de la pobreza y el desprendimiento; imitando su vida, su bondad, aún a pesar de ser rechazados, postergados o marginados, devolviendo bien por mal; para ser verdaderos discípulos suyos.

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (1 Re 19, 16b. 19-21 ) 

En este relato vemos la respuesta generosa y comprometida de Eliseo a la elección que de él hace el Señor: deja a los suyos y sacrifica en una fiesta todo aquello que ha sido su vida, para seguir de una manera absoluta la llamada de Dios.     

SALMO RESP.:    (15, 1-2a. 5. 7-11)      

R. Señor, Tú eres la parte de mi herencia.

2ª. LECTURA:     (Ga 5, 1. 13-18)   

Pablo nos habla de la auténtica libertad de los hijos de Dios. Cristo, que nos ha liberado del pecado y de la muerte, nos sitúa en el camino de la libertad definitiva que pasa por la entrega a los hombres en el amor.

EVANGELIO:   (Lc 9, 51-62)

En el Evangelio Jesús nos muestra su camino: de entrega y libertad definitiva; Él pide a los suyos una respuesta total al servicio del Reino.

HOMILÍA

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Queridos hermanos, por intercesión de nuestra Madre, la Santísima Virgen, oremos al Señor, poniendo ante Él todas las necesidades de la Iglesia, del mundo y nuestras propias necesidades.

GUÍA:  A cada una de las intenciones responderemos orando:

"PADRE, QUE SEAMOS FIELES A TU LLAMADO"

—Porque queremos que el constante ejemplo de tu Iglesia y del Papa Francisco, nos de el convencimiento que la única seguridad de la felicidad de nuestras vidas es el seguimiento de Cristo haciéndonos servidores los unos de los otros por medio del amor, te pedimos...

—Porque queremos que nuestros obispos y nuestros sacerdotes sean la permanente guía para que podamos formar Iglesias diocesanas siempre fieles y comprometidas con el camino de Jesús, te pedimos...

—Porque queremos que todos los habitantes de nuestra Patria, nos sintamos verdaderamente hermanos y el dolor y la necesidad de los que sufren sea también el nuestro, y así colaboremos a remediarlo, te pedimos...

—Porque tantos hermanos nuestros que no te conocen o te han olvidado, esperan que les llevemos tu mensaje de amor, con nuestra palabra y nuestro ejemplo, en una nueva evangelización, te pedimos...

—Para que todos los miembros de nuestra comunidad pongamos sólo en ti nuestra confianza y amándote por encima de todo y de todos, sigamos a tu Hijo con constancia y perseverancia, tal como lo hicieron sus primeros discípulos, te pedimos…

CELEBRANTE:

Escucha, Padre misericordioso, la plegaria esperanzada que te dirigimos. Haz que en la lucha por una vida mejor para todos, alcancemos el Espíritu de libertad que nos ha dado tu Hijo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Pongamos ahora, sobre la mesa del altar, la ofrenda de nuestras propias vidas, deseando que nuestro testimonio sea un verdadero ejemplo de amor y servicio.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Al iniciar la gran acción y oración sacerdotal de Cristo, unamos nuestras voces a la de Él, por medio de su Espíritu, para darle gracias a nuestro Padre del Cielo por la pasión y resurrección de su Hijo, que es la fuente de nuestra vida.

COMUNIÓN:

Cada Eucaristía en la que participamos es una llamada a dejarlo todo para entregarnos al Reino, para sumarnos al esfuerzo de hacer que nuestro mundo sea cada vez más fraterno, más solidario y más justo.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Regresemos a nuestra vida diaria con la firme decisión de seguir el camino de Jesucristo, a pesar de todo y de todos, y siendo con nuestras vidas y nuestras familias, testigos de su resurrección.

 

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Miércoles 29 de junio 2022 / Solemnidad de san Pedro y san Pablo, Apóstoles

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

En este día celebramos el misterio de la Pascua del Señor realizado en los dos apóstoles, Pedro y Pablo, que más trabajaron para edificar la Iglesia de la Nueva Alianza. Es la fiesta de toda la Iglesia, de la que Pedro es piedra fundamental, por eso es la fiesta del Sumo Pontífice, nuestro amado Santo Padre.

El mismo Dios nos revela la divinidad de su Hijo: verdadero Dios y verdadero hombre. Y ese misterio de Cristo se hace también presente en su Iglesia, recibiendo los Apóstoles el carisma de pastores, presidiendo la vida de la Iglesia en nombre de Cristo, quien constituye a Pedro como cabeza visible de ella, y en él a todos sus sucesores, a quienes confía plenos poderes, pidiéndonos a nosotros un auténtico sentido de respeto y obediencia; obediencia activa y responsable.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Hch 12, 1-11)        

En este relato del comienzo de la vida de la Iglesia, vemos al primero de los Apóstoles, a Pedro, que es encarcelado por fidelidad al Señor, pero no es abandonado por Él.

SALMO RESP.:    (33, 2-9)      

R. El Señor me libró de todos mis temores.

2ª. LECTURA:     (2 Tim 4, 6-8. 17-18)   

El Apóstol, sólo y abandonado, vive su último proceso. Pero su fidelidad y esperanza no se debilitan. Reconoce que la salvación no es un callejón sin salida para quienes siguen a Cristo.

EVANGELIO:   (Mt 16, 13-19)

Es el mismo Jesús quien nos manifiesta su poder, que como Hijo de Dios posee, y que Él se lo comunica a la Iglesia, en la figura de su Vicario, el Santo Padre.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Queridos hermanos y hermanas, tenemos un solo Dios, un solo mediador, Jesucristo, dirijamos por Él al Padre, nuestras plegarias y nuestras súplicas por la Iglesia y por todos los hombres.

GUÍA:  A cada una de las intenciones responderemos orando:

"PADRE, ESCUCHA NUESTRA ORACIÓN"

—Padre eterno, te pedimos por la Iglesia, una, santa, católica y apostólica; para que se edifique y crezca hasta llegar a la plenitud total de Cristo, oremos...

—Dios todopoderoso, te pedimos por el Papa Francisco, para que todos los hombres reconozcan en su presencia, la de Jesús, que hoy se nos muestra sacramentalmente en él, oremos...

—Señor de la vida, te pedimos por nuestro Obispo y por todo el Colegio Episcopal, para que con invariada fidelidad, ejerzan con alegría el ministerio de pastores que les has encomendado, oremos…

—Padre de las misericordias, te pedimos por todos los que sufren a causa de la fe en Cristo o de sus convicciones religiosas, para que encuentren ayuda, consuelo y liberación, oremos...

CELEBRANTE:

Padre del Cielo, acoge las oraciones de tu Iglesia, cimentadas sobre la palabra y el martirio de Pedro y Pablo; que tus Apóstoles, con sus enseñanzas, nos ayuden cada día a ser más fieles al Evangelio de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Junto al pan y el vino nos ofrecemos nosotros mismos, en una sincera disposición a ser dóciles al Espíritu de Jesús, que se nos manifiesta de manera especial en nuestros Pastores y en el Santo Padre.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Bendigamos al Padre, que por su gran amor nos ha hecho nuevas creaturas y nos ha dado una esperanza viva gracias a la resurrección de su Hijo de entre los muertos.

COMUNIÓN:

Los Apóstoles nos enseñaron a celebrar la Cena del Señor. Al acercarnos a la mesa eucarística, tomemos con alegría el pan que da vida, pasando de la muerte a la vida con la esperanza del retorno glorioso del Señor.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Al terminar nuestra celebración de este día de fiesta, salgamos a la calle para dar, con alegría y valor, como los Apóstoles, testimonio de la Resurrección del Señor; seamos mensajeros del Evangelio, de palabra y de obra.

 

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir

Domingo 3 de julio 2022 / 14º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo C

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Celebramos hoy el domingo décimo cuarto del tiempo durante el año. Y cada Eucaristía que celebramos debe ser un fuerte compromiso a responder al llamado de Jesús a seguirlo viviendo como verdaderos discípulos suyos, cumpliendo sus exigencias, tal como nos lo manifestara el domingo pasado.

AMBIENTACIÓN:
Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial

El Señor nos llama, nos deja su paz y nos envía a anunciar su presencia salvadora, que es nuestra paz, porque nos plenifica y nos da verdadera felicidad. Él nos ha elegido como sus discípulos y nos ha convertido en sus apóstoles para anunciar al mundo su paz, y nos pide que oremos para que se multiplique el número de los evangelizadores y que tengamos confianza, que Él no nos abandonará y que nuestra recompensa será grande, ya que nos promete el Reino de Dios.

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Is 66, 10-14)        

El Profeta lleva palabras de esperanza a una comunidad desalentada: la mano del Señor protege y consuela a su pueblo.

SALMO RESP.:    (65, 1-3a. 4-7a. 16. 20)      

R. ¡Aclame al Señor toda la tierra!

2ª. LECTURA:     (Ga 6, 14-18 )   

Pablo nos manifiesta que lo realmente importante es ser una nueva creación, a la que sólo se puede llegar por la mística de la cruz.

EVANGELIO:   (Lc 10, 1-12. 17-20)

En el santo Evangelio, Jesús nos manifiesta que Él envía a sus discípulos, y con ellos envía la paz, su paz.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Hermanos, en nombre de Jesucristo, Príncipe de la Paz, presentemos a nuestro Padre del Cielo, esta oración filial, en la que le pedimos por las necesidades de toda la familia humana.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"SEÑOR, ESCÚCHANOS Y DANOS TU PAZ"

—Dios todopoderoso, para que los hombres encontremos en la Iglesia y el Papa Francisco, la guía en la búsqueda de un mundo nuevo donde reine la paz, la fraternidad y el amor universal que tu Hijo predicó con su palabra y con su vida, te pedimos...

—Padre eterno, para que el testimonio de nuestros obispos y todos nuestros sacerdotes, sean nuestra guía en la misión de ser anunciadores de la Buena Nueva de la salvación, te pedimos...

—Señor y Dios nuestro, para que todos los habitantes de nuestra nación nos unamos de verdad para construir esa Patria grande que soñaron sus forjadores, y busquemos, todos juntos, soluciones que nos ayuden a vivir en concordia y en paz, te pedimos…

—Dios, rico en misericordia, para que tantos hermanos nuestros que están sufriendo, que tienen hambre, que han quedado sin trabajo, sientan el amor de tu mano providente, en la generosa y solidaria ayuda que prestemos a su situación, te pedimos...

—Padre bondadoso, para que en nuestra comunidad, como verdaderos discípulos de Jesús, nuestro corazón esté henchido de esperanza, construida sobre la roca firme de nuestra fe en un Dios perdonador y misericordioso, te pedimos…

 

CELEBRANTE:

Dios rico en misericordia, atiende favorablemente estas peticiones que ponemos en tus manos, y concédenos la fortaleza y la sabiduría necesarias para comprometernos verdaderamente con la misión de tu Hijo. Te lo pedimos por Él, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

En este pan y este vino que ahora presentamos debe estar contenido nuestro compromiso a transformar un mundo secularizado y olvidado de Dios, en un mundo que ya ahora sea Reino de Dios.

 

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Expresemos nuestro agradecimiento al Padre, que no sólo que en Cristo nos ha dado la salvación, sino que también ha querido que esa salvación llegara a todos los hombres con nuestro compromiso y nuestra colaboración.

COMUNIÓN:

Cada Eucaristía es un llamado concreto a ser otros Cristo, que caminemos tras sus huellas, llevando su mensaje de amor, de paz, de fraternidad, a todos los hombres, sintiéndolos verdaderamente nuestros hermanos.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Cada Eucaristía debe motivar en nosotros un nuevo compromiso con el Señor, que hoy nos envía a llevar a nuestros hermanos su mensaje de amor y de paz; pero también nos pide que tengamos sus mismos sentimientos, por eso, en este momento tan difícil que vivimos, es necesario que seamos verdaderamente solidarios con el sufrimiento de los que menos tienen.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
 
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
vivienda
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar