ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1LA CUARESMA Y LOS MISIONEROS DE LA MISERICORDIA
-Por Gloria Batalla-

Francisco tiene un sueño: -Llevar al mundo la revolución de la Misericordia-
“¡Como deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios!” (MV 5).

El papa Francisco enviará Misioneros de la Misericordia a todo el mundo en la Cuaresma de 2016. El pasado 13 de marzo de 2015 anunciaba por sorpresa la celebración de un “Año Santo extraordinario”, que ciertamente comenzó el 8 de diciembre de 2015 y que concluirá el 20 de noviembre de 2016, bajo uno de los temas claves de su magisterio: “La Misericordia”.

El papa Francisco en su Bula “Misericordiae Vultus”, con la que convocó oficialmente el Jubileo de la Misericordia, anunció que durante la Cuaresma de este Año Santo (2016) enviará, personalmente, sacerdotes “Misioneros de la Misericordia”. El envío se realizará el Miércoles de Ceniza (10 febrero 2016), en una solemne celebración en la basílica de San Pedro, y serán enviados con la misión de ser físicamente símbolos de aquella Misericordia que la Iglesia está llamada a experimentar durante este año.

El papa describe a los sacerdotes Misioneros de la Misericordia en Misericordiae Vultus nº18:

2«Durante la Cuaresma de este Año Santo tengo la intención de enviar los Misioneros de la Misericordia. Serán un signo de la solicitud materna de la Iglesia por el Pueblo de Dios, para que entre en profundidad en la riqueza de este misterio tan fundamental para la fe. Serán sacerdotes a los cuales daré la autoridad de perdonar también los pecados que están reservados a la Sede Apostólica, para que se haga evidente la amplitud de su mandato. Serán, sobre todo, signo vivo de cómo el Padre acoge a cuantos están en busca de su perdón. Serán misioneros de la misericordia porque serán los artífices ante todos de un encuentro cargado de humanidad, fuente de liberación, rico de responsabilidad, para superar los obstáculos y retomar la vida nueva del Bautismo. Se dejarán conducir en su misión por las palabras del Apóstol: “Dios sometió a todos a la desobediencia, para tener misericordia de todos” (Rm 11,32). Todos entonces, sin excluir a nadie, están llamados a percibir el llamamiento a la misericordia. Los misioneros vivan este llamado conscientes de poder fijar la mirada sobre Jesús, “sumo sacerdote misericordioso y digno de fe” (Hb 2,17).
Pido a los hermanos Obispos que inviten y acojan estos Misioneros, para que sean ante todo predicadores convincentes de la misericordia. Se organicen en las Diócesis “misiones para el pueblo” de modo que estos Misioneros sean anunciadores de la alegría del perdón. Celebren el sacramento de la Reconciliación para los fieles, para que el tiempo de gracia donado en el Año jubilar permita a tantos hijos alejados encontrar el camino de regreso hacia la casa paterna. Los Pastores, especialmente durante el tiempo fuerte de Cuaresma, sean solícitos en el invitar a los fieles a acercarse “al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia” (Hb 4,16)» (MV 18).

3Como se ve, la función principal de estos sacerdotes misioneros es el sacramento de la reconciliación, que es el sacramento del perdón. En la bula Francisco destaca y puntualiza la autorización papal, para estos misioneros, de absolver también los pecados reservados a la sede apostólica. ¿De qué se trata esto? En su carta del 1 de septiembre de 2015, el papa Francisco explicó que una de estas autorizaciones tenía que ver con la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón. Cabe aclarar que en la actualidad los obispos, sin que sea necesaria la intercesión del papa, ya podían autorizarlo a petición de los sacerdotes, algo que era desconocido muchos fieles.

Además de esto, los expertos señalan que los sacerdotes misioneros podrán perdonar delitos considerados gravísimos y cuya competencia corresponde al Papa y a los organismos designados por la Santa Sede como: "apostasía, herejía, cisma, profanación de la Eucaristía, atentado o violencia física sobre el papa o sobre la ordenación de obispos".

4El papa Francisco en este Año Jubilar quiere llamar a la Iglesia a que reflexione de verdad sobre el tema de la misericordia, sin distraerse con las complejas cuestiones organizativas, que inevitablemente están vinculadas a un evento tan importante para la Iglesia. Considera que es una oportunidad importante para salir de sí misma e ir al encuentro de los hombres y mujeres para llevarles el anuncio de la esencia del Evangelio.  Dice el Papa: “La misericordia es la viga maestra que sostiene la Iglesia. Todo en su acción pastoral debería estar revestido por la ternura con la que se dirige a los creyentes; nada en su anuncio y en su testimonio hacia el mundo puede carecer de misericordia. La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo” (MV 10).

En particular, es relevante destacar las bondades y atributos que deben enriquecer a los sacerdotes misioneros de la misericordia:

-Ser Signo vivo de cómo el Padre acoge a cuantos están en busca de su perdón.
-Ser artífices ante todos de un encuentro cargado de humanidad, fuente de liberación, rico de responsabilidad, para superar los obstáculos y retomar la vida nueva del Bautismo.
-Dejarse conducir en su misión por las palabras del Apóstol: «Dios sometió a todos a la desobediencia, para tener misericordia de todos» (Rm 11,32).
-Ser Predicadores de una profunda vida espiritual y convincente de la misericordia.
-Anunciadores de la alegría del perdón y el encuentro lleno de ternura con Dios.
-Confesores accesibles, amables, compasivos y atentos especialmente a las difíciles situaciones de las personas particulares.

5Los sacerdotes misioneros serán invitados por los obispos diocesanos a acudir a sus respectivas diócesis, con el fin de animar las misiones populares o iniciativas específicas relacionadas con el Jubileo, haciendo especial referencia a la celebración del Sacramento de la Reconciliación.

Deberán tener una carta de presentación de su Obispo Ordinario diocesano o del Superior de la Provincia de pertenencia para acreditar la idoneidad para llevar a cabo este ministerio.

En esta Cuaresma estamos invitados a vivir el perdón con mayor intensidad, no solo profundizando las parábolas de la misericordia o practicando las obras de misericordia, como nos menciona Francisco en Misericoridiae Vultus, sino también aprovechando esta gran MISIÓN de misericordia acercándonos al sacramento de la reconciliación y animando a otros a hacerlo.

A los “Sacerdotes Misioneros” en particular, todo nuestro estímulo, acompañamiento con la oración para que sean verdaderos testigos de la Misericordia, en su lugar de misión, como en su propia misión cotidiana, en las parroquias, institutos, hospitales, cárceles y otras comunidades a las que prestan con amor su servicio.

 
volver | subir

Comentarios:

MUCHAS GRACIAS POR EL ENVIO DE LA REVISTA,PAPA FRANCISCO TAMBIEN CON EL TIEMPO SERA SANTO,ESTA HACIENDO COSAS BASTANTES BUENAS DENTRO DE LA IGLESIA.ABRAZOS EN CRISTO MISERICORDIA.
Antonio Expósito
03/02/2016

Muchisinmas gracias por la revista. Estoy disfrutando los articulos. Muy buenos! Gracias. Abrazosssssssss fuertessssss
Marta Noce
01/02/2016

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
 
volver | subir
barrita
cuaresma
barrita
tecla
barrita
barrita
misericordia
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar