ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

LA MISERICORDIA: UN LLAMADO A RECUPERAR EL VALOR DE LA SOLIDARIDAD
-Por Gloria Batalla-

“Estamos llamados a descubrir a Cristo en los más necesitados, a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos”. Papa Francisco (E.G.198)

1La Bula de la Misericordia, es un llamado constante a  involucrarnos en la misericordia de Dios, vivirla desde los gestos concretos. En efecto, es un  llamado urgente al mundo. Cada cristiano debe responder a esta convocatoria y experimentar en primera persona este anuncio.

En su mensaje para Cuaresma, el papa Francisco expresó; “La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo que la tradición de la Iglesia llama las obras de misericordia;  corporales y espirituales. Ellas nos recuerdan que nuestra fe se traduce en gestos concretos y cotidianos, destinados a ayudar a nuestro prójimo en el cuerpo y en el espíritu, y sobre los que seremos juzgados: nutrirlo, visitarlo, consolarlo y educarlo.”

Para el cristiano, conocer a Jesús, se traduce en amarlo y vivir sus enseñanzas,   atendiendo al hermano y llevándole sus gestos, sus actitudes, su mirada compasiva, su ternura, sus lágrimas, su muerte y resurrección. Tener un “corazón que ve”  como decía el papa Benedicto XVI,  la   humanidad herida,  y nos motiva a solidarizarnos con un corazón conquistado y enamorado de Cristo,  a estar dispuestos  al servicio, comprometiéndonos a las  diversas formas de necesidades,  los problemas e injusticias  humanas, sociales culturales, políticas  y religiosas.

2El papa Francisco fue el primero en poner en práctica sus propias enseñanzas, él expresa continuamente la misericordia divina con  gestos cotidianos y concretos. Veamos algunos ejemplos que nos pueden animar a involucrarnos en esta gran misión de “misericordiar al mundo”.

El Papa hace instalar en el Vaticano, duchas para los "sin techo"

Las duchas para los sin techo fueron construidas en la zona de las columnas que dan a la plaza de San Pedro y también en las parroquias cercanas.
La idea de esta obra de misericordia surgió de las visitas que realiza diariamente el limosnero apostólico a las personas en situación de calle de la ciudad de Roma, quien notó que las duchas de los lugares de beneficencia no dan abasto, ya que los “sin techo” se acrecienta en número día a día.

El Vaticano abre un dormitorio para los “sin techo”

3Con el sello y pedido del papa Francisco se inauguró un nuevo dormitorio, destinado a personas necesitadas, que puede albergar hasta 34 hombres por noche. Con cena, desayuno y un servicio de duchas en los baños. Pueden quedarse un máximo de 30 días. La nueva dependencia funciona, donde antes se emplazaba una agencia de viajes y fue ofrecida al papa Francisco por la Casa Generalicia de la Compañía de Jesús. El dormitorio lleva el nombre de “Regalo de la misericordia”.
El nuevo albergue se suma a la casa que dentro del Vaticano recibe desde 1988 hasta 50 mujeres por noche.

El Papa regaló bolsas de dormir a las personas sin techo.

El papa Francisco hizo repartir bolsas de dormir y pequeños regalos (entre ellos sobres con dinero, con una felicitación y palabras de aliento) entre las personas sin techo de Roma mientras se rezaba el Vía Crucis del Viernes Santo en el Coliseo. El limosnero vaticano, Konrad Krajewski, recorrió las calles junto con voluntarios y personas sin hogar y fue repartiendo los paquetes entre aquellos que encontraban durmiendo en la calle.
La acción tenía un sentido de "unidad espiritual" con el Vía Crucis que se realizaba simultáneamente, mientras se recordaban los sufrimientos de Cristo.

El papa aloja en el Vaticano a familias de refugiados sin hogar

4Ciertamente una de las obras de misericordia corporales es “alojar al peregrino y al que no tiene casa”. Nuevamente, el papa Francisco nos da el ejemplo con gestos concretos. Cuando comenzó el gran drama de los refugiados sirios en Europa se apresuró a alojar algunas familias en el Vaticano, y pidió a las parroquias y congregaciones religiosas de Roma que hicieran lo mismo. Luego, en su viaje a la Isla de Lesbos también tomó esta decisión tras encontrarse con los refugiados allí, y regresó a Roma con otras familias que también se alojan ahora en el Vaticano.

El Papa regaló 300 paraguas y 400 bolsas de dormir a los sintecho para que se protejan de la lluvia.

Los paraguas que los turistas olvidan en los museos vaticanos o en San Pedro, y que nunca son reclamados, son recogidos por el personal que trabaja allí. Al Papa se le ocurrió la iniciativa solidaria de regalar estos paraguas a las personas que duermen en la calle para que puedan protegerse de las lluvias. Junto a los paraguas regaló además 400 bolsas de dormir.

Dar el ejemplo

6Cabe señalar que la limosnería apostólica se financia con donaciones, con los euros que provienen de la venta de pergaminos con bendiciones del Papa en el Vaticano, y con los fondos destinados a la caridad pontificia.

Cuando el Papa Francisco, era arzobispo de Buenos Aires, salía personalmente a llevar ayuda a los necesitados. Hacía sus vacaciones y fines de semana en las villas miseria de la gran metrópoli Argentina.

Monseñor Krajeski descubrió que lo del aseo tiene una cierta complejidad. Hacen falta voluntarios para distribuir toallas y jabones, por lo que es necesario que haya voluntarios disponibles. Además, se está pensando en mejorar su salud. Ya el obispo polaco llamó a dos escuelas de peluquería y consiguió voluntarios para cortarles el pelo a los necesitados. Además, se está pensando en mejorar su salud.

Ser testigos de Jesucristo  es precisamente eso, hacer el bien gratuitamente, con gestos de cercanía y de escucha.  Con una apertura interior  viviendo el evangelio imitando el servicio que Cristo pidió y dejó como enseñanza a sus discípulos y a la Iglesia.

Como nos dice el Papa Francisco: “Nuestra respuesta de amor tampoco debería entenderse como una mera suma de pequeños gestos personales dirigidos a algunos individuos necesitados, lo cual podría constituir una «caridad a la carta», una serie de acciones tendientes sólo a tranquilizar la propia conciencia.” [E.G. 180]

 
 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
 
volver | subir
barrita
viviendadigna
barrita
pentecostes
barrita
barrita
teologia
barrita
misericordia
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar