ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1EL GUSTO POR LEER
-Por Cecilia Barone-

Quien no haya pasado nunca tarde enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado...Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras y sin cuya compañía la vida le parecía vacía y sin sentido... No sabe lo que es un libro.
La historia interminable. Michael Ende

2El 15 de mayo terminó en la Buenos Aires la 43° Feria Internacional del libro. Sabemos del esfuerzo que significa, año tras año, debido a los continuos avatares económicos por los que pasa nuestro país, seguir  apostando a la industria editorial y poner al alcance de la población una oferta desmesurada de libros. Nuestra Feria está entre las mejores del mundo y tenemos el privilegio, durante su duración, de estar en contacto con diversos autores, con material nuevo, con otro renovado, apreciar el desarrollo tecnológico aplicado a esta actividad, poder recorrer sus pasillos llenos de atracción para mirar, leer, comprar y disfrutar de semejante oferta. Están  los visitantes habituados a la muestra y como siempre, muchos nuevos que se sienten curiosos de lo que allí sucede. Algunos hacen un sacrificio  para venir de lejos y llevar a sus lugares lo que compraron. Durante los días de la Feria otra vez la estrella es la  literatura, criticada muchas veces por decir que no sirve para nada. Claro, en un mundo mercantilista no es algo útil, pero sin este arte  seguramente, la historia del hombre no sería la misma.

3Parece que en los días de la Feria nos sentimos todos emparentados con los  libros. Muchos padres llevan a sus hijos, las escuelas llevan a los alumnos, la gente más grande se toma el tiempo para estar allí. Pero ese es solo un acto cultural. El tema es si luego la lectura se arraiga  en la gente y se hace hábito. “No hay peor violencia cultural que el proceso de embrutecimiento que se produce cuando no se lee. Una sociedad que no cuida a sus lectores, que no cuida  sus libros y sus medios, que no guarda su memoria impresa, y que no alienta el desarrollo del pensamiento es una sociedad culturalmente suicida...que una persona no lea es una estupidez, un crimen que pagará el resto de sus días. Pero, cuando es un país el que no lee, ese crimen lo pagará con su historia, máxime si lo poco que lee es basura y si además la basura es la regla en los grandes sistemas de difusión masivos” dice el escritor Mempo Giardinelli, fundador de una reconocida entidad que estimula la lectura.

3Leer es una de las armas más poderosas para acercarnos al camino de la libertad como personas y como pueblo.  Por desgracia, en nuestro continente es una libertad difícil de alcanzar por la gran desigualdad que existe en la población. El derecho a la lectura y el alcance al libro no está garantizado para todos por eso es importante considerar a la lectura como un bien público ya que leer sirve no solo para dar respuestas sino sobre todo para generar preguntas.  Pueden cambiar los soportes del libro. No tiene por qué cambiar la calidad. El acceso a leer debe defenderse como uno de los más necesarios.

CREAR PUENTES PARA ACERCAR AL LECTOR

5El vínculo con la lectura no viene dado. Hay que cultivarlo desde la infancia. La mirada orientadora de los maestros, de los padres, de los amigos es fundamental para formar el propio gusto y criterio. Por eso es determinante el papel del mediador de lectura, del que va a tender puentes hacia el que está desconectado. Esa persona necesitará abrir el camino a textos que deleiten, pero también a los difíciles, más complejos, porque no se conforma con que los lectores lean con tal que lean. Hay que acercar al que se inicia, los mejores libros, ¿sino cómo reconocerá a los libros malos? Requerirá proponer junto con el goce de la lectura una lectura profunda y crítica

6Los primeros orientadores son los padres que se dan cuenta que con solo leer a sus hijos algunas páginas antes de dormir están ayudándolos a recorrer un camino. Como guías de la buena lectura están los maestros y los bibliotecarios, pero es necesario que ellos también se pongan a leer, y los profesionales y los dirigentes, A ellos hay que convertirlos en lectores. No sólo a los chicos. A los grandes hay que orientar hacia la lectura, porque si los grandes leen, leen los chicos; en cambio, si los grandes lo que más hacen es prenderse de malos programas televisivos y estar todo el día conectados a aparatos electrónicos, los chicos harán lo mismo. Leer también es ver menos la televisión y la computadora, además de aprender a ser usuarios conscientes y críticos de estos medios.

6Varias décadas atrás no era raro ver en los hogares, hasta en los más humildes, una biblioteca o algún libro, como un signo de cultura, Tener libros implicaba poder disponer de parte de un patrimonio valioso y se lo cuidaba y lucía. El paradigma de ascenso social era concebido a través del estudio, del libro y la lectura, pero se lo sustituyó por el paradigma del facilismo, especulación e individualismo. Está bien que hoy se lee mucho más que hace diez años. Pero hay que ver qué se lee. Cuando hablamos de lectura no nos referimos a las conversaciones escritas del chat, ni a los mensajes de texto, ni a los emails, sino a la otra, la que nos hace concentrarnos con las raíces de nuestra cultura y de nuestra lengua. Para ser mejores lectores necesitamos leer mejores textos. Como en todo lo que importa no caben las excusas de qué no hay tiempo, de que los libros son caros (hay ediciones cada vez más económicas, hay bibliotecas). El uso del tiempo depende de uno.

7Para que los chicos lean mucho y bueno una de las mejores estrategias sigue siendo la lectura en voz alta. Este método debería figurar como política central de las escuelas y de las aulas, pues no se necesita grandes dotaciones de libros, ni dinero ni mucho tiempo sólo un maestro con ganas de leer, hacerlo con deleite y con amor durante 10 o 15 minutos al inicio de cada jornada El docente puede decir que a los chicos no les interesa, que pierde tiempo para dedicarlo a lo que considera más importante. Quizás la pregunta debiera ser si a él le gusta leer. Muchas veces no le gusta porque no sabe, o no conoce las virtudes de la lectura: posibilidades de descubrir un camino hacia la formación estética, de conciencia crítica, de ampliar el propio horizonte Y si no sabe cuál es la mejor literatura basta empezar a preguntar para encontrar las respuestas.

LA LECTURA SABOREADA

8La lectura es sabor y es alimento y el alimento debe ser captado por los sentidos, masticado, absorbido, digerido. El saber y el conocimiento son lentos porque toda prisa va en contra de recordar y armar un bagaje cultural. El aprendizaje debe ser pausado, sereno, porque sólo así es profundo, y porque lo lento encierra siempre pensamiento y perspectiva de calidad. Como hoy todo tiende a ser rápido: comer rápido, trabajar rápido, relacionarse y desvincularse rápido de las personas, el mismo modelo se proyecta sobre la buena lectura. Puede ser que ante la ansiedad de enfrentarse a un texto y conocer de qué trata y descubrir si capta nuestro interés lo leamos por encima, le demos una hojeada veloz, pero si queremos que nos quede algo de lo que leímos hay que imprimir otro ritmo a la lectura.

Uno lee un libro y su vida puede cambiar para siempre. Como un simple ejercicio de memoria recordemos aquellos libros que en la niñez y en la adolescencia de repente nos dejaron con la boca abierta y donde los personajes queridos pasaron a formar parte de nuestra fantasía e imaginación. Cada uno de nosotros es, en buena parte, resultado de los libros que ha leído y que conserva en la memoria. Nuestra biblioteca es nuestra memoria. Gracias a esa memoria, podemos vivir de un modo más pleno, más humano y feliz.

9Si hay algo que siempre ha hecho el arte es salvar tiempos y espacios, integrar culturas en un lenguaje común y lograr eso que parece imposible por otros medios: seguir asombrándonos de la capacidad del ser humano por seguir viviendo aún en medio de las peores amenazas y tragedias. Unas de las funciones de la lectura como arte es permitirnos escuchar voces ajenas, de otros lados, de pensamientos nuevos que se quedan dentro nuestro a lo largo del tiempo sin que después sepamos exactamente de dónde provinieron, ni cuándo, ni cómo.

“Recurramos con asiduidad a los libros, busquemos en ellos las armas de defensa a nuestro alcance. En la lectura encontraremos armas defensivas para enfrentar el horror del mundo, armas que a veces pueden llegar a ser ofensivas, pero no en sentido violento, ofensivas porque pueden ofender-y con suerte descolocar- a quienes se sienten dueños incuestionados de la verdad. Son armas disuasivas. Su eficacia no será tajante, pero ayudan a la supervivencia de nuestras mentes...Cada vez más fuerte se hace oír la palabra para enfrentar la gran ola de esta post modernidad líquida que amenaza arrasarnos convertida en tsunami” (Discurso pronunciado por la escritora Luisa Valenzuela al inaugurar la Feria del Libro 2017)

En una sociedad gobernada por multimedia parece casi utopía plantear la vuelta a la buena lectura, el hacer de los niños y jóvenes seres pensantes y ciudadanos comprometidos. “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.” nos alienta Eduardo Galeano.
*Cecilia Barone es socióloga, psicóloga social
y profesora superior en Ciencias Sociales.
volver | subir
publicidad

Comentarios:

¡Que bueno! porque el libro leído nunca se acaba!
Sara De León
15/06/2017

Hermoso comentario. Bendiciones!
Marcela Pensotti
12/06/2017

Gracias Familia por su trabajo.
María Cristina
12/06/2017

Excelente nota. Yo doy Taller  de Expresión  en una escuela  primaria y les inventé  una obrita de teatro  a la que llamé "historia del libro  olvidado", con muy buen  éxito en los alumnos, pero lamentablemente  vivimos en una sociedad  tecnológica  q impide el uso del libro es una lástima  q esto se pierda.
Marcela
12/06/2017

LASTIMOSAMENTE EN ESTE TIEMPO  QUE NOS ENCONTRAMOS EN EL SIGLO XXI, LOS ALUMNOS NO LE GUSTA LEER, SOLO PASAN CHATEANDO CON SU TELÉFONO,COMPUTADORA O TABLET. NO SE IMAGINAN QUE SE ESTÁN PERDIENDO DE LEER UN BUEN LIBRO  QUE LES SIRVA PARA SU BENEFICIO PERSONAL. ME ACUERDO QUE MI MADRE ME LEÍA LOS CUENTOS CADA NOCHE ANTES DE ACOSTARME, Y TAMBIEN MIRABA A MI PADRE LEER UN LIBRO O LA REVISTA SELECCIONES, QUE ANTES TRAÍA TAN BUENOS ARTÍCULOS, MAS BIEN ESTABA IMPRESA EN UN PAPEL DE CALIDAD Y COSTABA BARATA. YO LEÍ AL CONDE LUCANOR QUE  ES UN LIBRO QUE LE DA CONSEJOS AL LECTOR, Y ASÍ COMO ESE ESTÁ EL LIBRO "HACE FALTA UN MUCHACHO", QUE SON LIBROS QUE AYUDAN AL ADOLESCENTE  PARA QUE SEA UN HOMBRE DE BIEN A LA SOCIEDAD. MI PADRE ME COMPRO UN LIBRO QUE SE LLAMABA EL LIBRO DEL JOVEN, DICHO LIBRO ME AYUDO MUCHO EN MI CAMBIO DE LA ADOLESCENCIA Y LE PREGUNTABA A MI PADRE CUANDO NO ENTENDÍA ALGO. EN MI PAÍS, EL CUAL ES UN PAÍS DEL TERCER MUNDO LOS LIBROS SON CAROS, SI SE ENCUENTRAN, YA QUE POR LA POBREZA LAS LIBRERÍAS YA NO TRAEN LIBROS POR QUE DICEN QUE EN LA COMPUTADORA  SE HAYA TODA INFORMACIÓN, PERO NO ES LO MISMO TENER EN TUS MANOS ESE LIBRO QUE HAS LEÍDO CON DEDICACIÓN Y LO HAS SABOREADO  SUS RESPECTIVAS PAGINAS. LA PERSONA QUE NO LEE LO ENGAÑAN LAS DEMÁS PERSONAS, PRINCIPALMENTE LOS POLÍTICOS QUE SE IMAGINAN QUE UNO NO TIENE SU INTELIGENCIA Y HACEN CRER QUE TODO LO QUE HACEN ELLOS ES LO PERFECTO. UN EJEMPLO DE ESE ENGAÑO ES VENEZUELA, Y MI PAÍS TAMBIEN LE SIGUE LOS PASOS AL FARO DE AMÉRICA.
ROBERTO ANTONIO MARQUINA SEQUEIRA
04/06/2017

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
caritas
barrita
espiritusanto
barrita
barrita
libro
barrita
centenariofatima
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
barrita
gonzalez
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar