ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1CADA VIDA VALE
-Por Eleonora Llanderal de Liébana*-

De forma única e irrepetible cada ser es creado cual pincelada sobre el lienzo, dando origen a un nuevo matiz, con características propias que regala al conjunto de la obra el destello perfecto y adecuado para lograr la armonía tan deseada. El pintor ha pensado cuidadosamente en cada uno de sus trazos. Cada niño que se forma, cada vida que surge de la unión de un espermatozoide y un óvulo, trae consigo una singularidad y un toque especial para ser apreciado.  Se forme o no la familia, ese niño pasa a integrar, a ser parte, de una sociedad, la que tiene sus costumbres, su cultura, su identidad. Pasa a ser parte nuestra... Él somos nosotros.

¿Qué lo hace tan digno y tan especial? El sólo hecho de ser, de existir. Con sus dones y talentos únicos, con un código genético propio. Con un alma y un corazón singular. Sería bueno repreguntarnos, ¿qué nos da el valor poseído? ¿Somos por quienes somos o somos en base al amor con que fuimos concebidos? ¿Acaso hay vidas que valgan más que otras? ¿Y si fue concebida sin amor? ¡Eso no importa en absoluto! No andamos rotulados acorde a cómo ha sido nuestra concepción, sino porque somos, porque existimos, porque cada corazón que late lleva consigo algo para entregar, algo para maravillar, algo para aportar.

Toda vida vale, toda vida suma, toda vida es parte de la sociedad, de nuestra sociedad, de nuestra patria, gran familia. ¿Cómo podríamos saber de qué o de quién nos estaríamos privando sin antes conocerlo? Es totalmente injusto que no respetemos a cada niño su derecho de vivir, de continuar creciendo. Toda vida vale por la sola razón de que es vida, de que su solo ser, por más pequeño y diminuto que parezca, es el mayor don regalado. Solo aquella sociedad que cuide y preserve la vida será la que obtenga las mayores riquezas sociales, las más diversas voces, pensamientos, sentimientos, expresiones. Solo aquella sociedad que sepa amparar bajo su cultura materna a todo ser será dichosa de saberse próspera, rica, única. Que podamos apreciar siempre a cada miembro de nuestra gran familia, bella Patria Argentina, velando por sus ahora pequeños pasos, imponentes e incalculables algún día.  ¡Sí a la Vida! ¡A defenderla, a cuidarla y a respetarla!

 
*Eleonora Llanderal de Liébana es
Técnica en Orientación Familiar.
Facebook: Eleonora Llanderal Orientadora Familiar
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
opeka
barrita
1
barrita
barrita
1
barrita
 
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar