ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

111 SEPTIEMBRE, "DÍA DEL MAESTRO"
LOS MAESTROS: "ARTESANOS DE LA HUMANIDAD Y CONSTRUCTORES DE LA PAZ Y EL ENCUENTRO". (Papa Francisco)
-Por Gloria Batalla-

“El maestro es el soporte básico del cultivo de la humanidad y su labor está ligada al sentido humanista de la civilización, porque él pone las bases de todo el desarrollo intelectual futuro, de la persona plenamente humana… Es decir, sin una buena educación dada por el maestro, no hay posibilidad de que luego aparezcan el científico, el político, el creador artístico. Toda labor educativa tiene una cierta ilusión artística… Llamo arte a todo aquello que se puede enseñar en sus fundamentos, pero no en su excelencia. El maestro tiene a veces un papel socialmente humilde, pero fundamental desde el punto de vista de la civilización y de la humanidad” (El filósofo Fernando Savater).

2Ser docente es una vocación que va más allá de cualquier contexto social. Es alguien que toma su vocación como un compromiso y un desafío, lo asume primero consigo mismo y luego con los educandos”. Lo afirma Agustina Cavanagh, Directora Ejecutiva de la Fundación Cimientos.

Ser maestro es tener vocación de servicio y ser consiente que debe ser un ejemplo para sus alumnos, que juega un papel importante ante la sociedad, que debe ser el facilitador del aprendizaje, el guía del alumno, no solo en el aprendizaje, sino en valores y normas que rigen la cultura que vive la sociedad actual.

A pesar de las dificultades que atraviesa la educación y su deterioro, la imagen del maestro es necesaria y fundamental en la cultura y la sociedad de un país. Es imprescindible, esencial y necesario establecer rasgos, normas y cualidades claras para el docente que necesita educar hoy…

La comunidad educativa contemporánea es compleja, dado la cantidad y diversidad de aspectos que se le presentan y deben afrontar actualmente en los centros educativos.

La función del docente, no solo es ejercida desde su vocación de enseñar, sino que tiene un carácter humano y profesional, que implica la realización de varias funciones en los procesos sistemáticos de la enseñanza y del aprendizaje.

3Es una tarea fundamental, en la enseñanza y educación, de los valores, ejercidas como un servicio que hoy se deben prestar en muchas escuelas; como en comedores y otras actividades con el alumnado que pasa por el aula.

Ser maestro hoy, es una profesión poco valorada; es una tarea no reconocida, no solo por la formación que muchas instituciones dan, a pesar de los grandes adelantos, en la ciencia, técnica, adelantos tecnológicos y la creatividad, sino por que incluye los diagnóstico propio de la enseñanza; con agobiantes planificaciones, ejecución y evaluación de los procesos de la enseñanza, evaluar resultados y otras tantas actividades educativas, dentro del marco de su tarea como docente.

Las generaciones actuales, han tenido y seguirán teniendo que adaptarse a una transformación y evolución no solo en lo tecnológico que corre a un ritmo acelerado, sino en la formación del magisterio propiamente dicho, en la investigación, en temas básicos de la cultura actual, en la escucha; especialmente los tutores o Consejeros de apoyo de un aula, por lo que, quienes tienen la maravillosa oportunidad de intercambiar conocimientos, deben adaptarse a dichos avances con responsabilidad, entusiasmo, docilidad, mucha velocidad, aunque con mucha cautela, para no quedar ante los estudiantes como personas desactualizadas, atrasadas o chapados a la antigua, como nuestros jóvenes suelen llamarnos, en algunas ocasiones.

4Son muchas las responsabilidades que atañen a esta maravillosa vocación de docente. Este magisterio marca un nivel muy alto de la realización personal del docente, es una actividad creativa que exige una cuota elevada de madurez. Con muchas cualidades en este tiempo, que implica no solo enseñar, sino que los educandos reclaman; escuchar, dar cariño, comprensión, aceptación, solidaridad y apoyo.

Es una constante las exigencias del alumnado y lo manifiestan: “Exigen un docente que se preocupe por los estudiantes, que no sea regañón, que explique nuevamente cuando no están entendiendo, que no de mucha tarea, que escuche, que sea chistoso y amable…” ¿no era eso lo que exigíamos nosotros cuando estábamos en la escuela? Comenta un docente.

Elena Duro, especialista en educación de Unicef, expresa con respecto a la docencia; " Hoy, eligen el camino de la docencia por varios motivos. Por un lado se encuentran las inclinaciones de los jóvenes hacia temas específicos unidos al deseo de enseñar y, por otro, está el hecho de estudiar una carrera que les garantice una salida laboral con estabilidad”.

HOY, LA EDUCACIÓN ESTA EN CRISIS

5A los docentes y dirigentes, hoy se les pide mucho. La importancia de las tareas educativas de la escuela explica, cuán crucial es el tema de la preparación de los educadores, de los dirigentes y de todo el personal que tiene responsabilidades en el campo de la instrucción, para la cultura y sociedad actual.

En momentos cruciales como el actual, se hace ineludible clarificar a fondo las exigencias del proceso de formación, tan poco propicia a exigencias en sus labores educativas y en su formación personal.

Sin exagerar, no todos los docentes tienen una buena formación, la actualización necesaria y se agrega la lucha constante por la recuperación del salario.

En los últimos años se ha tornado un tema que desvaloriza la carrera docente, fundamental y tan necesaria para la cultura y el desarrollo de la sociedad, teniendo en cuenta además que se trata de un trabajo permanente y que goza de ciertas condiciones de estabilidad, porque es una alternativa siempre vigente.

Es un problema preocupante que tiene el docente, ya que forma parte de un país con una calidad educativa pobre y atrasada en algunos casos.

El estado debería tomar cartas sobre esta situación que la educación así lo está demostrando.

6La crisis educativa nos alerta que asumamos que estamos en “emergencia educativa”, tal como establece el art. 110 de la Ley 26.206: el riesgo de la educación pasó a ser una realidad y la Ley de Educación Nacional, nos garantiza “las condiciones materiales y culturales para que todos los alumnos logren los aprendizajes comunes de buena calidad, independientemente de su origen social, radicación geográfica, género o identidad cultural, que hoy no se tienen en cuenta entre otras. Asumir esta dura realidad es una obligación moral y urgente para la sociedad y el futuro del país.

Manuel Álvarez Trongé, presidente de la asociación civil “Educar 2050”; dice, “Que los docentes ganen más debería ser una obligación. Si todos declaman estar de acuerdo en que sin un buen aprendizaje no hay futuro, pues los principales encargados de enseñar, que son los maestros, deberían ser jerarquizados y tener un sueldo de categoría en el marco de una discusión y de un plan de educación integral que apoye a los docentes, pero que también les exija y fije metas educativas". El papel del maestro va más allá, no es solo que imparta clases; sino que es consejero, psicólogo, médico, y muchas veces los segundos padres para sus alumnos.

REVALORIZAR EL ROL DEL MAESTRO

7El Papa Francisco expresa que los Maestros son "Artesanos de humanidad y constructores de la paz y el encuentro". Así define la tarea de los maestros, en un mensaje dado en la cuarta edición del foro Global Educación & Skills, organizado por la Fundación Varkey en Dubai.

Ser maestro es tener vocación de servicio, que se moldea día a día, con amor a su vocación, entrega, paciencia y esperanza, siendo ejemplo para los alumnos, que sin duda apreciarán. Es un papel importante para la sociedad, y el futuro que está en los niños y jóvenes. El maestro es el facilitador del aprendizaje y un guía indiscutible del alumno.

Hoy más que nunca el maestro debe ser consciente del papel que cumple en la sociedad. Su vocación requiere esfuerzo, dedicación y sacrificio, muchos de ellos, trabajan para comunidades lejanas y con muchas carencias. Su entrega casi en el anonimato, demuestran que puede más el amor a su profesión y su generosa dedicación los hace nobles e imprescindibles para tantos niños y jóvenes que también hacen kilómetros para llegar a la escuela.

Es urgente revalorizar la tarea docente, el reconocimiento es uno de los requisitos más importantes para viabilizar políticas, planes y estrategias de mejoras continuas. No es una cuestión de imposición, sino de construcción colectiva y reconocimiento a los profesionales de la educación a través de sus propias actuaciones.

8Expresa, María Luz Doce - docente del Colegio Cardenal Newman; "Tenemos que posicionarnos como profesionales de la educación y demostrar nuestra capacidad y para ello es necesario hacernos cargo de nuestras falencias. No somos sólo asalariados, como se dice erróneamente muchas veces, que gozamos de tres meses de vacaciones y cumplimos jornadas reducidas. Hoy la docencia exige, además de una capacitación permanente, una atención personalizada de las necesidades de los chicos. No sólo se trata de ofrecer una formación curricular, sino también una formación más humana."

El papel que juega hoy el rol del docente en la sociedad se ha multiplicado y necesita de otra formación y actualización para encararlo: Emilio Tenti Fanfani, profesor titular e investigador principal del Conicet en la UBA, profundiza en lo que respecta a la profesionalización del docente. "Un factor que jugó en contra fue la combinación de exclusión social con la inclusión escolar. En casi todos los países de América latina se masificó la escolarización de las nuevas generaciones sin atender las condiciones sociales que determinan el aprendizaje. En muchos casos, las instituciones escolares (multifuncionales por naturaleza) fueron utilizadas como campos de implementación de políticas asistenciales de la infancia y la adolescencia sin que mediara un enriquecimiento de los recursos de diverso tipo que son necesarios para atender nuevas funciones, como la alimentación, la contención social, la prevención de la salud, la lucha contra la drogadicción. Los docentes se desprofesionalizaron al verse obligados por las circunstancias a asumir nuevas tareas, para las cuales no fueron formados, convirtiéndose en asistentes sociales diletantes y no calificados."

LA URGENCIA DE REVALORIZAR AL DOCENTE

8El mundo se transforma a pasos agigantados y las necesidades educativas se hacen mucho más evidentes y urgentes, frente a un mundo globalizado. La escuela no sólo debe transmitir conocimientos, sino que además su función esencial es formar el criterio necesario para transformar esos saberes en una herramienta útil para enfrentar las nuevas situaciones con que el mundo espera a los alumnos a la salida de su ciclo escolar.

Es urgente la necesidad de transformar y actualizar constantemente el oficio del docente en la escuela, es una cuestión social, que pide con urgencia que sea revalorizado: El futuro, del aprendizaje será cada vez más formalizado y dependerá mucho de la creatividad. Lo prueba la prolongación de la instrucción escolar hasta edades cada vez más avanzadas y, al mismo tiempo, más temprana. Lo que se observa es una institucionalización creciente de los aprendizajes a lo largo de toda la vida.

La Iglesia siempre estuvo presente apoyando al docente y la educación. Son muchos los documentos, y los Papas que se han ocupado de acompañar la educación.

Expresan la importancia del docente para toda sociedad y su tarea es “una pasión que se renueva”.

LA FORMACIÓN DE LOS ENSEÑANTES

10La competencia profesional representa la condición para que se pueda manifestar mejor la dimensión educativa de la acogida. A los docentes y a los dirigentes se les pide mucho. Se desea que tengan la capacidad de crear, de inventar y de gestionar ambientes de aprendizaje ricos en oportunidades; se quiere que ellos sean capaz de respetar las diversidades de las ‘inteligencias’ de los estudiantes y de conducirlos a un aprendizaje significativo y profundo; se solicita que sepan acompañar a los alumnos hacia objetivos elevados y desafiantes, demostrar elevadas expectativas hacia ellos, participar y relacionar a los estudiantes entre de ellos y con el mundo… Quién enseña tiene que saber perseguir al mismo tiempo muchos objetivos diferentes, saber afrontar situaciones problemáticas que solicitan una elevada profesionalidad y preparación. Para poder responder a tales expectativas es necesario que dichas tareas no se dejen a la responsabilidad individual, sino que se ofrezca un adecuado apoyo a nivel institucional y que a la guía no haya burócratas sino líderes competentes. (LA CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA; “EDUCAR HOY Y MAÑANA” Una pasión que se renueva –“Instrumentum laboris”- Capitulo II.)

Acompañemos y concienticemos a los jóvenes con la vocación por enseñar, y sigan la carrera docente. Lo refleja a la hora de tomar nuevos maestros y profesores: La falta de educadores preocupa a las autoridades, que están implementando diversas medidas para paliar la situación.

 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
1
barrita
1
barrita
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar